La adicción a las redes sociales

ADICCIÓN A INTERNET

La adicción a las redes sociales

La adicción a las redes sociales es una frase que a veces se usa para referirse a alguien que pasa demasiado tiempo usando Facebook, Twitter, Instagram y otras formas de aplicaciones digitales. Tanto que interfiere con otros aspectos de nuestra vida diaria.

 

Sin embargo, no existe un reconocimiento médico oficial de la adicción a las redes sociales. Como una enfermedad o trastorno. Pero el conjunto de comportamientos asociados con el uso excesivo o excesivo  se ha convertido en tema de mucha discusión e investigación.

 

 

La adicción

 

La adicción generalmente se refiere al comportamiento compulsivo que conduce a efectos negativos. En la mayoría de las adicciones, las personas se sienten obligadas a realizar ciertas actividades. Tan a menudo que se convierten en un hábito dañino. Que luego interfiere con otras actividades importantes, como el trabajo o la escuela.

 

En este sentido, un adicto a las redes sociales podría ser considerado como una persona con la compulsión de usarlas en exceso. Por ejemplo, revisar constantemente las actualizaciones de estado de Facebook u otras apps . También acechar los perfiles de las personas en por horas.

 

 

¿Cuánto tiempo es adecuado?

 

Ante esto, es difícil decir cuándo el cariño por una actividad se convierte en una dependencia y cruza la línea en un hábito o adicción perjudicial. ¿Pasar tres horas al día en Twitter leyendo tweets aleatorios de extraños significa que eres adicto a Twitter? ¿Qué tal cinco horas? Se podría argumentar que solo lees noticias de titulares. También puedes pasar mucho tiempo trabajando o estudiando.

 

Investigadores de la Universidad de Chicago concluyeron que la adicción a las redes sociales puede ser más fuerte que la adicción al alcohol. Después de un experimento en el que registraron los antojos de varios cientos de personas durante semanas. Los antojos de los medios se ubicaron por delante de los deseos de tabaco o alcohol.

 

Por su parte, en la Universidad de Harvard, los investigadores conectaron a las personas con máquinas de MRI funcionales. Esto para escanear sus cerebros y ver qué sucede cuando hablan de sí mismos. Lo cual es una parte clave de lo que las personas hacen en las redes sociales. Descubrieron que la comunicación de autorrevelación estimula los centros de placer del cerebro como lo hace el sexo y la comida.

 

Muchos médicos han observado síntomas de ansiedad, depresión y algunos trastornos psicológicos en personas que pasan demasiado tiempo en línea. Pero se han encontrado pocas pruebas sólidas que prueben que los medios sociales o el uso de Internet causaron los síntomas. Hay una falta similar de datos sobre la adicción a las redes sociales.

 

 

Fuente: Lifewire