Cómo manejar tu vivienda de estudiante

vivienda estudiantil

Cómo manejar tu vivienda de estudiante

La vivienda de estudiante puede llegar a convertirse en un desastre dadas las características de la vida actual. Si su departamento es un desastre o es propiedad de un propietario problemático, es importante que conozca sus derechos. Siendo estudiante foráneo o simplemente porque has decidido dejar la casa de tus padres, probablemente te hayas topado con muchos testimonios. Estos de personas que han vivido verdaderas pesadillas al vivir en un lugar siendo estudiantes.

 

Una nueva investigación de Mojo Mortgages dice que más de un tercio de los estudiantes piensan que han sido tratados injustamente por un propietario. Desde las plagas y los aparatos defectuosos hasta las tarifas de explotación y los problemas de seguridad. Los estudiantes pueden encontrar una variedad de problemas. Ya sea que se trate de alojamientos universitarias o de departamentos privados.

 

 

Conoce tus derechos

 

Como mínimo, debes esperar un lugar seguro y habitable para vivir. Para ayudar a definir qué son precisamente estos estándares, te damos unas pautas. Si piensas que vives en condiciones de vida deficientes, averigua si esto tiene relación con el propietario. También podrías acudir a algún agente administrativo que gestione las reparaciones.

 

Debes entender cuál es el proceso para solucionar los distintos problemas de la vivienda. Esto porque no siempre tiene que ver con el propietario, sino con los servicios públicos de la calle, colonia, delegación o municipio. Informar al propietario o al agente administrativo te hará ver como un inquilino responsable y evitará el estrés de vivir solo con el problema.

 

 

Presenta evidencias de la vivienda

 

Algunos propietarios, e incluso compañeros de departamento saben que los estudiantes a menudo rentan por primera vez y crean malas prácticas de gestión. Cuando surjan problemas, toma fotografías y asegúrate de que todas las comunicaciones estén por escrito.

 

 

Salva a otros de la experiencia

 

Las nuevas tecnologías y las Redes sociales nos pueden ayudar a compartir este tipo de experiencias. Cuéntales, no sólo a tus amigos, sino a la comunidad en general tu experiencia. Con cierto propietario o con compañeros de departamento. Aún si la experiencia fue buena, debes compartirlo para ayudar a aquellas personas que se merecen una buena nota en la Red.

 

Fuente: The Guardian