Música para estudiar

Música para estudiar

La música es el arte de coordinar y transmitir efectos sonoros, armoniosos y estéticamente válidos, los cuales son generados a través de la voz o de instrumentos musicales.

 

Es una manifestación artística y cultural de los pueblos, de manera que adquiere diversas formas, valores estéticos y funciones según su contexto.

 

La música tiene la capacidad de cambiar nuestro animo de un momento a otro, es capaz de alterar nuestras emociones, sentimientos y perspectivas.

 

Los cuales son cambiantes dependiendo de que música estemos escuchando y sobre todo en que momento lo hagamos.

 

Pero nuestra respuesta a la música debe estar también condicionada por tantos otros factores: si la escuchamos solos o en grupo, o si asociamos una canción a una experiencia determinada.

 

Otras veces ni siquiera podemos reconocer qué emociones nos genera. Podemos reconocer una canción triste sin sentirnos tristes.

 

Incluso si nos sentimos tristes no es como una tristeza arrebatadora, y puede disfrutarse aun provocando lágrimas.

 

Así que nunca terminaremos de entender por qué la música estimula nuestras emociones, al menos hasta que no sepamos mejor cómo es nuestro mundo emocional.

 

Pero, en este apartado nos centraremos en algo relevante en el apoyo de la música al realizar un periodo de estudio y, cómo esta ayuda a tu mente a un mejor procesamiento y retención de información.

 

Muchos estudiantes necesitan de música para mejorar su concentración y, esta les ayudara a poder aislarse y centrarse en dicha actividad y/o en sus periodos de estudio.

 

Sin en cambio hay otros que prefieren un lugar silencioso el cual les resulta más productivo y práctico.

 

Si llegas a este punto y prefieres concentrarte con una sesión de música, te recomiendo que evites la música con letra para que al realizar tu jornada de estudio, evites cantar o tararear el ritmo o la misma canción.

 

Dependerá también el genero que escuches dependiendo lo que estés estudiando.

 

Por ejemplo, la música clásica, te ayudará a poder procesar información de manera sistemática, en cambio la música enérgica y rápida para tareas mas mecánicas en la cual te motive y ayude a tu estado de animo.

 

Como extra no lo hagas por más de dos horas y siempre a un nivel considerable que no te distraiga de tu jornada de estudio.

 

El decidir si esta actividad nutre o no tu aprendizaje es personal y recuerda; todos aprendemos y procesamos información de diferente manera.

 

 

Te dejamos esta playlist como recomendación.