TATUAJES EN EL TRABAJO

Antiguamente los tatuajes se tachaban por no brindar una buena apariencia a las personas.

 

De echo muchas de las personas tatuadas en ese entonces se les considera poco profesionales o de poca confianza.

 

Esto era por la razón de que solo las personas que se tatuaban eran personas que por algún motivo habían estado en prisión y por lo tanto se consideraba que eran delincuentes, de ahí la idea de que los tatuajes no los puede llevar una persona responsable.

 

Ahora en estos tiempos que vivimos los tatuajes han dado un boom, ¿A qué nos referimos con esto?

 

Estar o no estar tatuados no nos convierte en menos profesionales, en más peligrosos, o en menos serios que una persona que no lleva ninguno.

 

Hoy en día los tatuajes son considerados arte tanto la persona que los tiene en la piel y la que los realiza, las personas se tatúan cualquier parte de su cuerpo incluso las menos pensadas.

 

Las sociedades modernas rompen ese paradigma y traen el tatuaje al mundo profesional, hoy en día no es raro ver a médicos, abogados o empresarios con tatuajes en sus cuerpos, incluso se pueden utilizar como estrategia de marketing.

 

A final de cuentas los tatuajes trasmiten y generan impacto, además que son algo diferente y único.

 

los artistas y deportistas famosos es un claro ejemplo de que el tatuaje no te quita méritos ya que este simboliza algo importante a nivel personal del individuo.

 

La aguja y la tinta parece responder a una moda, esto asegura que el decorar nuestra piel con este arte puede mostrar algunos de los rasgos de la personalidad de quien los lleva.

 

Trabajar como tatuador es una de las profesiones que tiene más demanda en estos

tiempos, ya que existen personas que su cuerpo es un lienzo para poder expresar este arte.

 

Nos hemos adaptado a ver personas con dibujos en su piel que es difícil negar las ganas que nos pueden dar de realizarnos uno y dejar atrás todos esos estereotipos.

 

Hoy en día, gerentes, coordinadores, fundadores, empresarios, emprendedores, CEOs y trabajadores trean al menos un tatuaje.

 

Los tatuajes no simbolizan violencia, de hecho, hay personas que cubren un gran papel dentro de empresas grandes y traen tatuajes.

 

Ya se ha roto por la mayoría de las empresas ese tabú.

 

Antes se pensaba que por traer tatuajes no iba a conseguir uno un buen trabajo, pero hoy en día, eso pasa a último término, lo más importante es el conocimiento que brinda uno a las empresas.